¿TÚ, ERES FELIZ?


En su momento este mini diálogo, debió  llamar  mi atención  puesto que ha aparecido entre mis apuntes. Ignoro dónde ni cuándo le  leí.
Aquí está.

«-Tú eres feliz?

-Yo soy inteligente

-Ah, perdona»

A pesar de que quiero creer que le presto poca atención a este concepto, tan difícil de definir, que llaman «felicidad»,  tomé nota   y seguí  preguntándome.

Qué  es mejor:
¿Ser  feliz o inteligente?
¿Qué prefieres?

Se puede ser inteligente y a la vez ser feliz?

Ser inteligente facilita la felicidad?

Nadie pregunta: ¿eres inteligente?
Todos preguntan:  ¿eres feliz?

Nadie dice: yo quiero ser inteligente
Todos dicen: yo quiero ser feliz

El calor me calienta la cabeza y con tanto dar vueltas, puede parecer que estoy haciéndole un homenaje a la simplicidad del sonajero.

****************************

Felicidad  Misteriosa: Esa torre de papel, esa nube  imprecisa, ese pájaro que vuela, ese castillo de arena, ese soplo de viento,  esa rosa de un instante. El mes de agosto nevado , el suspiro al despertar, la gota de agua en el asfalto, la corriente del río, la red del pescador.

Felicidad Misteriosa: Madeja que hilvana la quimera de las cigüeñas y las comadrejas.  Despéjame, limpia el sendero de la brecha  escarchada de un luto dudoso de colorear . Que los abedules  acunen las estrellas que esconde la niebla. Tráeme los cuentos que cuentan y cantan el escurridizo secreto de las arañas.   Deme solo una hebra del tapiz que teje  Penélope y yo continuaré latinando liturgias:

La lujuria lidera la liturgia

Lengua líquida lisonjera

líbame

lentamente, lujuriosamente

Lelicidad

líame los lienzos lisos

latiendo locos

Luciérnaga lúbrica ligando la luna

libera la luz

lía la libido

Libélula libre

leve ,

lejana levita lenta

lúcida

lava la línea límite

la lanza lejos.

Lee lo leído lúdicamente,

líricamente.

Lejos.

Lejos, ladra la luna

lunática Lelicidad.