Destacado

AMOR DE JUGUETE

Pintura/ JULES BRETON

Hay muchas cosas que ya no existen.
Por ejemplo la enramada de los balcones.  Ya no existe.
Tampoco existe el hombre que bailaba  la noche de San Antón  alrededor de la hoguera. Bailaba una danza primitiva, racial. Un breve instante de gracia  iluminando  un cuerpo arrebatado.
De él me cautivó su gesto de sentirse perdido en el mundo, su manera de liar un cigarrillo y sus dos asteriscos subversivos iluminando la esclavitud de la  noche.  Cruzaba de puntillas la escarcha para no herir su belleza, siempre con la misma canció ausente de frío enero. Como cuando sin saberlo se intuyen  caracolas enterradas en el secano. 
Tuvo un amor  que no fue de caracolas, ni de río .Era más bien de nieves de abril de vientos de marzo. Un amor distraido, volandero,  sin pasion ni versos. Un amor en el que solo crecían ramas desnudas. Un amor de juguete .
Una tarde de otoño prematuro concluyó que, en su vida, la felicidad no hallaba  aposento, de modo que entre la estepa y los nogales abandonó el fracaso, colocó un ramo de mirtos asustados en el atril del salón y se refugió en  «El libro del buen amor». Sólo buscaba una mota de consuelo.
Fue aquella noche en la que yo me puse unos  abalorios negros en señal de luto.

Lo que ya no existe.

Destacado

LO QUE NO ES

Fotograma de la película «La gran belleza» de Paolo Sorrentino.

Cuando nos ocupa, 

lo que yo llamo alegría, 

hay campanas repicando en algún lugar de la tierra . 

En un lugar en el  que la lluvia

es suficiente para que 

la soledad resuene.

Lo que está dormido se despierta 

y un  destello de  luz trepa 

por la pared, 

tan muda, tan blanca, 

ella. 

Cuando me ocupa la alegría 

logro olvidar que fingir 

felicidad es la nueva tristeza. 

Destacado

DESPLOMAR

Fotografía bajada de la red

Nubes apelmazadas.
Un acolchado gris tapiza la bóveda celeste.
Plomo desplomándose
sobre la tierra desolada
sobre  los tilos anhelantes
sobre la tristeza simple
sobre el vagabundo que,
como un saxofón agónico,
llora  frente a un desfile de vestidos
de novia.
Hasta ayer se desplomó el sol
Todo parece dispuesto a desplomarse
Me pregunto si también se desplomará el cielo.

************************************

…Y un ¡¡¡OLÉ!!! glorioso por mis abuelas que fueron más que reinas y nadie se enteró. Que lo sepáis.

Destacado

LA LOCURA DE ESTAR CUERDA

Lo peor de envejecer es que no se envejece» Óscar Wilde.
«No consigo incorporarme a mi verdadera edad. No entiendo cómo he llegado a esto. No atino a descubrir en qué momento de mi juventud me perdí, cómo caí en el agujero de gusanos espaciotemporal que me trajo hasta aquí. La edad es una traición del cuerpo; por dentro, como sostenía Wilde, nunca se envejece.
La niebla va bajando y todo se desdibuja mientras tu ser más íntimo, aquel yo emocional con el que te identificas, que es y será eternamente joven, se repliega poco a poco a un rincón cada vez más remoto de tu cerebro». Rosa Montero

«Definitivamente no me gusta la cordura. Imita demasiado a la muerte. Prefiero la locura. No la que se padece, sino la que se baila». Christian Bobin

Del libro «El peligro de estar cuerda» de ROSA MONTERO

Destacado

EL CALCO DE LOS DÍAS

Fotografía/Laura Makabresku

Un viernes cualquiera
extiende la claridad de la hora su eco inmenso. El eco raya la tarde y la luz. Nadie espera nada. Miles de ojos contemplan un  día que se parece al de  ayer. Ayer la tarde extendió un mismo eco, una misma claridad. Idénticos. No obstante  todos siguieron con sus útiles de cortar cañas, de vender garbanzos, de airear las sábanas  de  hacer cosas que no son lo que parecen.  Un amor pegajoso, igual que ayer, sigue enroscado, como un ciempiés , en la nuca rapada del joven bicolor. Allí duerme o agoniza. Lo ignoro.
No puedo apartar mi mirada de  ese  ciempiés que parece muerto de hastío, justo ahí, en el punto exacto en el que se hunden los barcos.

*********

Destaco ese «ENROSCADO» porque estaba muy mal «EN – ROSCADO»

Siento que puede haber muchas como estas. Soy muy mala en el «tecleteo».Por más que lea y relea los textos no lo veo. Despues de no sé cuántos días me he percatado del «enroscadillo» ¡¡¡Qué cruz!!!

Destacado

HOGUERA SECA

Tú que me matas, hoguera seca.

Debería inventarme un lugar, un paisaje de vientos, un cruce de caminos, un nido de metáforas escandalosas. Por ejemplo, inventarme  un huerto. Un huerto con ventanas que miren al  olivar cuando era grande, que  vuelvan a renacer olivos de plata, un afluente del mar, un sendero de paso con árboles parlanchines.  Las hojas de los perales de invierno, las   culebras del agua , las piedras planas  del río.La sombra de la higuera. Qué sé yo. Un lugar que no me rinda, que no me mate como este fuego sin llamas. Hoguera sin música,  sin sortilegio, sin conjuros de amor.  Igual un café de hombres solos,con olor a mala  suerte,  abandonados a esta canícula  de agosto  que nos deja sin un balcón donde coser y descoser el vuelo de las cigüeñas.

Destacado

HELADO DE TUTTI FRUTTI

IMAGEN BAJADA DE LA RED

Cuando la cabeza está entoldada. Entoldada.

He pasado la tarde   dudando entre quitar y poner los toldos. El toldo en verano siempre está presente. Entre toldo y toldo, he acariciado el abrigo  de plumas imaginando  el invierno. He querido recordar el frío y aquellos días  en los que me  tomaste por loca. Aquellos  en los que  yo   nunca te hice notar cuánto alucinaba con  la insistencia de   tu péndulo hipnotizador, pretendiendo que la mesa levitara.  Nada me parecía extraño, pues entiendo que a cada cual nos acompaña nuestra rareza y nuestra pedrada. Una mujer, un hombre sin rareza ni pedrada es como una feria sin algodón de azúcar. En fin, que  yo puse todo mi empeño en inventarme nuevas extravagancias para justificar tu sorprendente convicción. Porque lo merecías y  porque  fuiste el único que destapó sin remilgos lo que siempre quise  ser. Loca. Desde ese momento lo mío fue una constante transformación: ridícula, me vestía  con claveles y lirios llenos de esencia, una tarde me dio por conjugar el verbo abolir,  en otra época  me obsesioné con el lenguaje de las vetas de mármol de la encimera, y aún ahora, a veces,  me da por pensar en cómo estarán las decisiones que nunca  tomé. Lo peor lo más llamativo fue, que durante más de un año,  sin querer y sin poder evitarlo,  volvía y volvía  a declamar en el rellano del tercero estos versos abrasados que tan oportunos son para cualquier despiadado agosto .La pasión acalora y nada más acalorado que este verano que nos tiene ardidas las entretelas

¡Ay, qué lamento, qué fuego
me sube por la cabeza!
Se abrasa lumbre con lumbre
La misma llama pequeña
mata dos espigas juntas
¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!
Y cuando te vi de lejos
me eché en los ojos arena.
Pero montaba a caballo
y el caballo iba a tu puerta.
Con alfileres de plata
mi sangre se puso negra
y el sueño me fue llenando
las carnes de  mala hierba.
Que yo no tengo la culpa
que la culpa es de la tierra
y de ese olor que te sale
de los pechos y las trenzas.
-¡Ay, qué sin razón!.

Qué sin razón de calor
que me nubla la cabeza
y me arrastra  por las calles
abrasándo las orejas.
Cuándo llegarás enero
con tus cierzos y tus nieblas
y te comerás el sol furioso
que estamos de él
hasta las cejas.

El texto en cursiva es un pequeño  fragmento de «Bodas de sangre» de Federico García Lorca.

Destacado

DESOLACIÓN

Hoy el sol se ha
levantado rabioso
despiadado.
Pronto dejará a los
árboles desteñidos, marchitos.
Pronto se comerá
su frescura
su fortaleza verde.

               ***

Hace tiempo escribí este «poema».
Estos días el sol nos abrasa y el fuego (fenómeno sobre el que existen distintas teorías, que van desde ciertos intereses en que se produzca, hasta que puede haber alguien que lo provoca) arruina todo lo encuentra a su paso, aunque yo no creo que los incendios que se han desencadenado en estas jornadas abrasadoras hayan sido todos por esas causas. Ahora bien, aparte de la tragedia que el fuego ha ocasionado, no se puede negar que, con nuestra forma de vida, estamos esquilmando el Planeta y que cada vez son más largas las sequías, huracanes, temperaturas extremas, contaminación de las aguas, pendamias que se anuncian como algo con lo que hemos de convivir, lluvias torrenciales que arrasan con todo, deshielo de los cascostes polares etc.

El Planeta parece advertir a los hombres :
Os arrojaré de este paraíso que os di para vivir la
Armonía en él.
Vuestra inteligencia no ha sido capaz de entender que sois Uno con el Todo.
Gotas del mismo océano.


Mortales,
como la mariposa,
como el león, como el águila, como la hormiga.
Como la hormiga.
Nada  más.
Nada de reyes.
Nada de amos.
Nada de dioses.

Caerán del caballo todos
los ginetes
y en el desierto
no crecerán amapolas.

Destacado

CALCINADO

Fotografía/Azurea20

Gueto calcinado.

El pájaro, entre cuervo y urraca,  mueve sus ojos de lector lento mientras
picotea la hierba febril, terrosa y calva . Desmayada, vencida.   El pájaro tiene el contagio del plomo en las alas, como todos los habitantes del gueto.  Nada significa la señal en su pecho blanco,  girón  de una sábana desgarrada, que bien podría  ser pañuelo inmaculado para llorar o bandera que detiene una guerra.
El gueto se nombra inutil y la mancha blanca tambien. Inútil, porque  Nada será Siempre. Como el amor  de las cigarras. Como el pájaro, como el crugir de la piedra. Como la hierba parda. Mas  el fuego, no dejará de arder hasta donde el sol se esconde.

Destacado

AQUÍ

Bajada de la Red

Aquí.

Llueve.
Sale el sol y hay sombra.
Hace frío, un frío que se hunde en el hueso.
La superficie no interesa, hay que llegar al hueso.
Tu silueta enciende la hoguera
quemando el aire
y un olor de  atardecer miedoso deja el  silbido en la cicatriz de la tierra.
La tierra  que guardo en mi mano
derecha.
En la izquierda sostengo un  puñado de hierba húmeda  que
mece  lágrimas de la marea junto al estupor del caos que todo lo gobierna.
Mira cómo camina  entre el estallido de verdes,
agua clara y lengua extraña.

El caos
ahonda en el hueso.
El caos teje una alfombra de flores envenenadas que trepan hasta mi boca,
cueva de pájaros de otro mundo, navíos ciegos,
solo, para hablar de una  quimera que se  alarga, como
un sendero mestizo.
Una quimera sin sacrificio que la redima.
Una quimera que arrastra la fragilidad de los barcos de un mar sin olas.

No, no quiero  un  asidero de humo que me sujete aquí.
Sólo quiero que el aire me diga cómo me llamo
y que se lleve las flores que lo envenenan.

Destacado

VOLVER A LAS ANDADAS

FOTOGRAFÍA/PEDRO LUIS RAOTA

Hoy, después de dos años, me he sentado a desayunar sola en un cafetín. No, no  creo que haya recuperado una viejísima costumbre. Simplemente se ha dado la circunstancia. Me he transportado: sonidos diversos, chasquido de platos, tazas,  jóvenes camareras que van y vienen. Una ruidosa algarabía que no me molesta. Me gusta sentirme rodeada de voces, como una gata en su sillón favorito . Es milagroso, durante años lo consideré el mejor momento del día. Feliz en mí misma. En ese instante, sola yo, con el ruido del mundo. Esos lugares me inspiran. Esto solo lo consigo por la maña, un café y lectura,  sobre todo periódicos. Preocupante la necesidad de mi  dosis diaria de mentiras  o medias verdades, y  alrededor el mundo con su blablablá. Por momentos me sobrevuelo a un  lugar que ni yo misma  reconozco, floto, me olvido de todo lo que no quiero recordar. Desaparezco. Ahí ,  donde acostumbran ,quedan todas  las cosas,  envueltas en  la roñosa realidad.
Mi musa, pícara con sus ojos de  avispada comadreja,   se ha marcado  unos pasos de claqué, y en plan confidencia, muy cuidadosa con el lenguaje inclusivo,   me ha aconsejado: «Ciela mía, te veo casi feliz, yo creo que  deberías volver a las andadas.»

Destacado

MAGOS DE LA PALABRA

Fotógrafo/Rogelio Cuellar

Borges visitó México en tres ocasiones: en 1973, 1978 y 1981. Fue durante su primera visita que Juan Rulfo, escritor mexicano, y Borges sostuvieron un diálogo:

Fragmento:

Rulfo: Maestro, soy yo, Rulfo. Qué bueno que ya llegó. Usted sabe cómo lo estimamos y lo admiramos.
Borges: Finalmente, Rulfo. Ya no puedo ver un país, pero lo puedo escuchar. Y escucho tanta amabilidad. Ya había olvidado la verdadera dimensión de esta gran costumbre. Pero no me llame Borges y menos «maestro», dígame Jorge Luis.

Rulfo: ¡Qué amable! Usted dígame entonces Juan.

Borges: Le voy a ser sincero. Me gusta más Juan que Jorge Luis, con sus cuatro letras tan breves y tan definitivas. La brevedad ha sido siempre una de mis predilecciones.

Rulfo: No, eso sí que no. Juan cualquiera, pero Jorge Luis, sólo Borges.

Borges: Usted tan atento como siempre. Dígame, cómo ha estado últimamente?

Rulfo: ¿Yo? Pues muriéndome, muriéndome por ahí.

Borges: Entonces no le ha ido tan mal.

Rulfo: ¿Cómo así?

Borges: Imagínese, don Juan, lo desdichados que seríamos si fuéramos inmortales.

Rulfo: Sí, verdad. Después anda uno por ahí muerto haciendo como si estuviera uno vivo.

Borges: Le voy a confiar un secreto. Mi abuelo, el general, decía que no se llamaba Borges, que su nombre verdadero era otro, secreto. Sospecho que se llamaba Pedro Páramo. Yo entonces soy una reedición de lo que usted escribió sobre los de Comala.

Rulfo: Así ya me puedo morir en serio.

***No he podido resisitirme ante el diálogo entre dos autores para mí geniales.

Destacado

REVUELO

Fotografía/Azurea20

Suave como un revuelo de
palomas llegaste para remover
una tierra ocupada.
Ni trinchera, ni machete ni fusil,
solo un poema herido de suave
abandono
escrito en la pared,
como una mosca espía,
vigilante
tenaz del misterio de la noche
yerma.
 

Destacado

LEJOS DE SUELO

Fotografía/Rachel Baran

Leviatanes comen ponzoña sin atragantarse,

ignoran que sus disparos rebotan en tu cabeza

liberando barrotes de la ventana roja.

Sabes que te atribuyen amantes que  no tienes

poderes que desconoces 

y jardines que nunca has pisado.

También te atribuyen la fortaleza de la roca

la frialdad de los glaciares

la indiferencia de la nube. 

Eso dicen.

«Ella puede con todo, podrá con todo»

Eso dicen.

Lo sabes  porque sientes sobre tu  espalda

sus manos como tijeras que cortan la respiración.

Sus lengua enroscada en su propio vacio

amasa una lumbre envenenada

que seguro  esparcirá  pétalos grises contorsionados por el dolor.

Esqueletos de pájaros con nidos de ceniza

inútiles para alzar otro vuelos que no sea la idiota  realidad.    

Seguirán   con sus camas de hojalata, sus vasos mellados, sus estantes sin historias

su pobre mirar limitado.

Sus ojos de barro.

Su boca sin sueños.

Su olfato de lobo depredador  les  dice que

hueles a desorden, a pregunta sin respuesta, a ecuación sin reglas fijas.

Nunca sabrán que puedes colocar cada cosa en su lugar.

Cada palabra como dardo de excesiva cordura

y que tu sitio está en un espacio lejos del suelo

con vistas más allá de todos los cielos.

***Recordando este post del mes de agosto del 2020.

Destacado

NO HABRÁ PRIMAVERAS

Ilustrador/Andreu Zaragoza

Desaprovecho las hojas, las cuadrículas cuadriculadas. Desaprovecho el día y me pongo a pensar primaveras, ahora  que ya todas quedan lejos . Nada de lo que llegue llamaré primavera

…y este invierno que  se acerca más desnudo, más callado que nunca. Taladro silencioso que ahonda en el hueco que no se ve.
Invierno,
muéstrame la flor blanca andando por los senderos de grava gris.
Caminos de cañada con fantasmas perdidos por los carrizales secos.
No sé por qué nadie oye ese murmullo. Esa letanía monótona como la lluvia de un  desierto.
Párate,
pon tu oído  de pluma y escucharás la oración de los que nunca duermen.

No habrá primaveras.

************

Mi ordenador va a lo suyo. Escribe y hace lo que le parece bien. » ha pensar» que con esa «h» tozuda como una mula es mucho más que pensar…No es pensar. Es otra cosa. Por más que la he corregido, a la chita callando ahí seguía como diciendo: «P’a chula yo». «H» tenías que ser.

Destacado

VUELA ALTO

Carlos Sanz del Amo.  Ha pasado algún tiempo, pero tus gestos surgen, tus excesos se recuerdan, tu bigote serpentea.  Te sientas a nuestra mesa. Eres el rey.  Intervienes, nos reímos como locos…

Ahora que, como los elegidos, vuelas sin  límites. ¡Va por ti!

***************

Vivir era una fiesta ,

la vida estaba para comérsela a dentelladas

Intenso.

Si la urgencia permitía la calma

cenar un bocadillo  a los dos o las tres de la madrugada

era la celebración de una misa.  

Mantel de plata sobre el altar.

Cáliz  que desborda la

escena.

Parafernalia  del  rito.

Así todo.

Su perro Nemo y él llenando la Gran Vía.

¡Cuidado!.

Que muerdo.

Que muerdo y abrazo.

Que la vida no me llega.

Más vida.

Zancadas de fuerza, alegría de existir.

Nemo y él. Iguales.

El paseo se ensancha,

los álamos reverdecen.

el cielo detiene las horas.

Vida.

Una furgoneta para

recorrer el mundo.

Desafiar los picos más altos.

Bailar hasta el amanecer.

Reír hasta romper el ruido.

A los 50 , cuando la fiesta

languice,  

cuando se opaca el brillo de las cosas

cuando la cruel realidad se inclina

y nos da un beso helado

se fue.

Se fue dándole la mano al agua.

Su barca

junto con su sombrero

llegaron solos a la orilla

y nos dijo adiós.

Nos dijo adiós brindando.

Brindando por la magia

que destaca por encima 

de la confusión de la vida.

Destacado

ENMARISMADA

Imagen/ Antonio Palmireni

De qué escribiré mañana
¿De la lagartija
que busca la luz
en la pared encalada?
        ¿De  balcones habladores
          con arañas de encajes
          y celosías?

—– – Quiero ser latido del mar.
Alpargata
de esparto,
llévame a oír el canto
del colirrojo.
—– – Ondularme de infinito

abrir las puertas
derrumbar los muros
bajar al sótano
de las mariquitas de luz
de las luciérnagas
ciegas
que oyen el eco
de la campana
que solo tañe
al viento Sur.
El sur que queda allá
tan lejos.
El sur templado.
El sur de la copla
el de la bulería
la soleá y el fandango.
El sur del Cristo
de los gitanos,
caracolas encendidas
antorchas
caladas de alfileres
de mantones
de peinetas
y mantillas.
Gitanos de pies descalzos
dientes de plata
y la sangre ardida.

        Sur que surge del
        hondo                                           
                    de la marisma.

*********

Susceptible de ser revisado y retocado cincuenta mil veces.

El «poema» me dice que lo deje en paz, ¡qué ya vale!. Que lo tire a la basura, que lo cuelgue de una percha o que lo saque a la ventana. Que se niega a seguir siendo borrador.

Pues nada, paz y tranquilidad quiero. Aquí te cuelgo.

Destacado

EL PLACER DE LEER

Imagen bajada de la red

«Algunxs como yo  andamos presxs de la fantasía de la ilusión de las palabras… gozamos con su despotismo  quienes no queremos pertenecer a otras tiranías».

**************

Acabo de encontrar este pequeño texto destacado entre mis notas. A veces doy con apuntes que dudo si los he escrito yo o pertenecen a otra persona, es lo que tiene andar «de la mano del aire«. Este es uno de ellos. Pero como me identifico totalmente con él, ahí queda.

Destacado

EL RÍO

Fotografía/Azurea20

1.2- Porque es febrero, las margaritas tienen sus dudas.

2.3-Hasta llegar a ti, leo : Camino calmado. El sueño. Guardo el beso de tu boca. Anillo verde. Abraza el caos. Vuélveme Lo(R)ca. Todas las palabras, todas las voces. La mezcla de culturas enriquece el mundo. Ya es primavera. Las Fuentes. La traición.

4.1-Ayer el puente tenía los ojos semi-cerrados. No quería ver.

1.2-No despertéis a  las lilas que están recorriendo la tierra.

2.3-Atrapé una manzana que dejaron en el aire. Y también  una hojalata con voz de calco.

3.1-Una tarde de noviembre Elisa invento todos tus nombres.

3.4-Yo te llamaré Ebro

4.1-Siempre me gustas: cuando dejas oír las piedras y cuando tensas el arco donde duermes.

1.2-No tengo lágrimas, me dijo el sauce aquella mañana tan arrugada.

2.3-Olvida la prisa. La luna no cortará tu paso,  pues entre el día y la noche no hay pared.

3.4- Hay un tiempo en  que los árboles huelen como cuando estamos dormidos.

4.1-Él recuerda sus escritos,  sueña con sed de espacio y a veces desearía ser mar. 

1.2-Hay inviernos que atraviesan las primaveras.

2.3-Todos andan raro. Todos soportan un dolor

3.4-Este río tiene islas. Como yo.

4.1-También tiene leyendas de flores, vírgenes y pozos de misterios. 

Inspirado en una de las estructuras de Anne Carsonn.

Destacado

AL SESGO

Si ya vengo con

las palabras al sesgo,

las puertas hilvanadas,

soldadas con un soplete

de acero frío.

Todo ha quedado oscuro

caprichosamente hermético.

Un cincel necesito.

Un diluvio de espuma.

Una traca de lirios,

para  inundar un bosque

que desliza este pantano

anegado de espesura.

Una cáscara de nuez que de cobijo

al miedo.

Una hoja en blanco que cuente lo

que nunca dije.

Que me traigan un vacío agrietado

y una esquina sin porvenir

para espantar la ruina que dejaste

donde el mar no llega.


**********

La fotografía que ilustra este post  está incluida en la reciente  exposición, «Corazones destrazados», del fotógrafo Juan Moro y del pintor Sergio Abrain.



Destacado

SIN MANZANAS

Ilustradora/ Hülya Özdemir

Miro mi planta todas las mañanas, casi nunca está derecha. No tiene una base fuerte y va de lado a lado del macetero según la fuerza del cierzo. No le hablo, entre ella y yo sobran las palabras. Alguna mañana, si me levanto piadosa,   le pongo unas gotas de agua para que respire mejor. Ha resistido el invierno: el frío, la indiferencia, los días sordos, las lunas, el acoso de las palomas , noches con y sin estrellas y ese vacío  plano como la tabla de planchar.  También ha perdido algunas hojas. La vida de mi planta se parece a la mía.
Sólo que yo a veces voy al mercado y compro manzanas.

No ilustro el post con su imagen porque hoy no es su mejor día. Y para colmo en el mercado tampoco había manzanas.

Destacado

LA LIBERTAD (acróstico)

Fotografía bajada de la red

Lía, líame a tu locura
Ata la cuerda leve al viento que me recorre

Luz alumbra el sueño de los insomnes
Incesante el viaje lisonjero de las  nubes
Búsqueda infinita de nuestras alas
En esta desventurada tierra
Revuela mariposa eligiendo el polen más colorido
Traza con tu vuelo la curva de su boca
Abre todas las voces de la selva
Después sabrás que aun puedes equivocarte.

Poema colectivo.

Destacado

SIEMPRE BUSCANDO UN LUGAR

Sacha, Mar, Julia y la mamá de los niños.

La madre de Sacha y Julia falleció hace unos años. Julia fue acogida en adopción.

Desde el fallecimiento de su madre, Sacha vive con Mar en Zaragoza (España), y quiere encontrar a su hermana Julia que ahora tiene 16 años. Vivía en Ucrania.

No sé si esto será eficaz. De cualquier forma agradeceré que difundáis este mensaje y si hay alguna pista me la hacéis saber por este medio.

Gracias.

Destacado

CUANDO TODO TE QUEDA GRANDE

****Intento dibujar una sonrisa encima de la triteza.

  • La picadura que menos se espera es la de la mosquita muerta.
  • Siempre viajo en ventanilla. La imaginación es muy poderosa.
  • Hazmerreír. No sé quién dijo que era un insulto.    Hazmerreír amor. Me parece precioso.
  • Cuando vengas trae una mariposa,   que nos iremos juntas a mover las primaveras.
  • *-Seguro que ya me tachaste de loca.     
  • *-tranquila que sigues en la lista.
  • Con los espaguetis me pasa como con las ilusiones, siempre me hago de más.
  • Yo no te voy a bailar el agua,porque no sé. Si quieres te hago unos tirabuzones  o te canto un martinete.
  • *-No quiero saber qué somos tú y yo, pero tú y ella, ¿qué sois?.   
  • *-Pronombres.
  • *-Diosa dame paciencia!!!
  • Cada vez que el sentido común dice «nunca más» El subconsciente dice «ya veremos»
  • Ayer vi al Ómicron  intentando fusionarse con la Rumba Catalana.
  • Lo que ves es lo que hay. Unos días soy increíble y otros…más increíble, pero ahora no voy a entrar en detalles
  • Si me llamas no esperes que te responda a la primera. A veces no me respondo ni a mí misma.
  • Yo siempre he querido ir por el buen camino, pero la orientación se me da fatal
Destacado

BORRADOR DE LLUVIA

Fotografía/Azurea20 (Desembocadura del Huerva en el Ebro)

Deja el realismo
atrás
Hasta la sal y la pimienta
del epigrama
La senda  endecasílaba
Los lagos polímeros
La síntesis que propone
una sutura
entre
el daño y la caricia
Los paraísos digitales
El aguijón del deseo

Deja lo que habrá
de venir
Dejémoslo todo
como un borrador de lluvia
diluido
en la intemperie de la existencia.


Destacado

ATONTACABEZAS

Marc Chagall

Pues nada, que Santontín con su quincallería y sus palabras sin lustre de puro manoseadas, decidió descansar hasta el próximo año… entretanto, aprovecho para compartir con todo aquél que se asome a este blog una joya que abriga más que un visón y reluce más que un diamante.

               Cuando me haya muerto, mi dulce amor

               no cantes en mi honor canciones  tristes

               ni plantes rosas sobre mi cabeza

               ni cipreses sombríos

               que crezca en torno a mí la hierba

               húmeda de  lluvia y de rocío

               y si quieres, recuerda

               y si quieres, olvida.

                                       Celso Castro

¡¡¡¡Ayyy!!!. Que me escondo bajo tierra por decir lo que digo,  no sé de dónde me sale semejante sarta de  memeces. Más de uno pensará que soy tonta, pero tonta de baba; y con razón. Que a veces se me va la olla y arriesgo mi autoestima, mi confianza, mi cordura y todo lo que de ninguna manera se  debiera  arriesgar.

Voy a tratar de arreglarlo y aclarar las cosas para que a nadie se le ocurra poner en duda mi lucidez:  Esa introducción de diamantes y visones,  no ha sido más que debilidad descontrolada. Un momento de  enajenación mental. El duendecillo burlón que ha sacado a pasear su «gracieta». Nada más. No obstante quiero apuntar para que nadie se equivoque o se atreva a catalogarme de simple, que estoy totalmente de acuerdo con todos aquellos que afirman  y confirman que el amor es un «atontacabezas«.

********Este post fue publicado en el blog «Un puñado de canicas» (febrero/2012). Lo vuelvo a publicar sobre todo por el poema. Un poema, corto, sencillo, pero que no necesita más para centellear en su sencillez.

Destacado

CRECER EN LA DUDA

Imágen/Cinzia Farina

Cómo me gusta la gente que desborda el tiesto con un saxofón en la solapa.  Que inventa sus normas para que la muerte se entretenga pespunteando espantapájaros de cobre. Que muestra otra manera  de estar sin restrillar  lo trillado.  Que hace malabares con el calco de las horas esquinadas y, que con un pestañeo logra que el mundo se desenfoque. Que con pan y techo  dibuja viñetas de humor irreverente, pues vivir es un rato y ese rato lo estrena cada  día con música de azaleas. Que le aburre la hierba  con la misma pisada, con la misma huella. Me gusta  el que inventa. Crea. El que abofetea los lugares comunes, lo manido que mata de aburrimiento y enluta la  vida. El  que escandaliza,  el que construye un monumento al no y dinamita las estructuras:  polvo y humo. El que pone al mundo en un brete y lo empuja. Me gusta el que traza su propio surco y huye sin dar por bueno lo que  dicen que es bueno  desde una pantalla lela llena de lelos o desde cualquier púlpito de salvación. Me gusta el que duda y duda y  desconfía del poder.  El que se atreve a negociar con el miedo a la libertad. Y gana.


Destacado

MI ABUELA

Fotograma de la película «El silencio de otros»

1.

Mi abuela tenía los ojos azules.

2.

Ella  y la Soledad se hicieron íntimas ganchillando puntillas de caracolas

3.

Los días de cierzo fosco su frase era: «hoy todos los  demonios andan sueltos».

4.

El baile enfurecido de las capitanas en la plaza parecía arrastrar el recuerdo de un tiempo oscuro.


5.

«Mándame  pan, pan y pan«, le escribía su padre  desde el penal de la  isla de San Simón

6.

Vivía todos los tiempos revueltos: presente, pasado y futuro. Los vivía como un huracán de cenizas frías.

7.

Siempre le interesó la cara oculta de las cosas.

8.

En la penumbra de la siesta se mezclaban los devastadores recuerdos de la guerra con el balanceo de su vieja hamaca.

9.

Mi abuelo era más bajito que ella . No sé si fue su gran amor,  pero  él la alzaba más arriba  del aire para que la tierra no la rozase.

10.

Con ella aprendí palabras como: jaut@  jarul@,  milorch@,  estarifad@,  perdulari@, zarrios@,  revolvines y muchas más que llevo guardadas en un cofre que se abre cuando quiere.

11.

Iba y volvía a la «Pequeña Rusia» donde su marido, mi abuelo, redimía su pensamiento construyendo el nuevo Belchite.

12.

«No me importa estar sola. He vivido mucho y tengo mucho para recordar y no olvidar».

13.

Cuando  acabó el atropello, creo que le hubiera gustado irse lejos  del atrezo, del escenario, de los actores. Nunca aplaudió, el argumento, la interpretación ni la música. Para ellas y para ellos, durante años se instaló un largo silencio.

14.

«Yo ya me canso de vivir«, lo  decía con la paz del que sabe que la muerte es el  broche inevitable que completa  la vida. Murió a los 94 años

*****Post inspirado (en la forma) en el libro «ALBERTINE» (Rutina de ejercicios) de ANNE CARSON.

******************************

http://carlosurzainqui.blogspot.com/2021/06/cuando-rusia-estuvo-en-belchite.html

https://elestado.net/2019/07/18/campo-concentracion-exterminio-isla-gallega-san-simon/#:~:text=Esta%20isla%20fue%20un%20campo,

Destacado

AL POEMA

El Ebro/ Puente de Piedra/Fotografía/Azurea20

Cántame,

pon música a mi canción naranja.

Pon música

que yo  ensalzaré

tus días grises

tus palabras sosas

tus dientes de leche.

Regálame una  red enarbolada de flores sin reino, una fotografía de tus juguetes rotos, una hipótesis iluminada que dibuje la juventud eterna, un alfabeto que deletree, palabra por palabra  signo por signo, los espantos de la hierba.   Descifra lo que  llevo escrito.

Cántame,

y yo jugaré con

versos sin rima

para que tu mirada

no se esconda de la mía.

Destacado

SECAR EL CORAZÓN


La noche inquieta

duplica su desidia de alambique

por el asfalto.

Una luz pálida

alumbra bocas estriadas

tras unos cristales mohosos de tristura antigua.

Sin hacer preguntas

deja en el aire una estrella blanca

entre las hojas 

que vuelan por las marquesinas.

Y así, 

creyendo en la guerra del fauno

se desangró en la belleza del otoño

e inventó un asombro negro

donde poner a secar

su corazón lluvioso .

Destacado

DOSMIL/VEINTIDOS

2022.  Te veo asomando el hocico, allá, por Montes Blancos, desplegándote como la trompa de un elefante en medio de la niebla. No voy a escribirte un verso,  ni a imaginarte inmaculado como una novia virgen, ni voy a hacer conjuros a los dioses para que me permitas tocar el cielo. Tampoco voy a rogar que señales   la puerta que esconde el poder del talismán rojo. No.  Ni viejo ni nuevo, eres. Eterno y etéreo. Eso sí. Si no fuera porque los días suceden a las noches, las primaveras a los inviernos, los veranos  preceden a los otoños, y las lunas crecen y decrecen,  nosotros, los indefensos, los desorientados hombres sobre los que rubricas  tu huella indeleble, no sabríamos cuándo celebrarte.

Aunque faltan unas horas, aquí estás. Nunca dejas de estar.  No voy a pedirte nada, porque sería inútil y  porque yo quiero absolutamente todo.  Sin saber  muy  bien qué es todo, desde hace algún tiempo, salvo todo, ya nada es suficiente.




Destacado

TENACIDAD DE ARAÑA

Dónde voy
con este paso roto.
Clavícula ausente
de un abrazo
intuido.
Flores.
Regalarme flores.
Amapolas blancas.
Que sean blancas
para que den
luz a la negrura
de nuestro baile.

Mira tu cuerpo desnudo
solo abrigado por un sarmiento.
Un sarmiento que recogí
del laberinto ensarmentado
que soy.

Poema inspirado en la serie fotográfica de Carlos Canales Ciudad.
Fue un reto a la rapidez. 5′
a 10′
Cuando vi  las imágenes  pensé: Yo no. Imposible. Escribí sin saber muy bien por dónde iba. Una vez leído, Carlos me pidió el poema.(Igual pensó purificarlo en el fuego, jajajajja). Se lo regalé encantada.

Destacado

TODOS LOS VIOLINES

Fotografía/Azurea20

Atropello de cataratas

Como quien saca los instrumentos más torpes y ruidosos por las calles. Lo mismo da tropezar con un poste de la luz, con una insólita gacela, con un ciego, con un andarín trastabillante. Desafinar y llenar con atropello de  cataratas  el espacio gris. Frágiles , con ojos de fiebre, los tilos bailan la danza esquelética, el son de las calaveras: Danzad, danzad malditos, corean con disimulo de dama desnuda. Danzad, que la caída del contrario no os concederá el título de héroes, sino el de mediocres.

Destacado

EL PROCESO DEL POEMA

Fotografía/Romina Reissa

**La prosa poética, la escritura se gesta cuando yo no estoy.  Mi inconsciente, que me forma y me   conforma,  guarda el poema.  La voz pura, limpia de la contaminación del mundo, resuena  entre despierta/dormida. Cuando la guardia está baja.   Cuando  los vigilantes  no vigilan, caen los muros y  la palabra camina sin miedo. A veces tropieza, a veces se pierde, a veces no sabe, pero hay veces   que brota gloriosa, como un surtidor de feria .


**Mi presencia confunde al poema. Mi razón y mi lógica lo mutilan. Él quiere libertad. Para callar o decir. No lo que yo digo sino lo que él dice desde mi otro yo. El más luminoso, el más frágil, el más fuerte.  El que sabe que eso es.

Por un rato, he jugado a imaginarme poeta . Mientras mi «yo racional»  se descuelga de la lámpara y me suelta: «Tú como siempre, perdiendo el tiempo en  bobadas en lugar de prepararte para el Gran Apagón». Él es así.

Destacado

RECUERDOS

Fotograma de la película «Cría cuervos» de Carlos Saura

Cómo si los recuerdos trajesen consuelo.

No lo traen. 

Recordar es la nostalgia de lo que ya no está.

Los recuerdos son las manos  que nos recorrieron,

los ojos que nos miraron.

El bastón del cuerpo que tiembla, el sombrero de una cabeza acariciada, 

tu nombre en la voz de la madre. 

La fuente  que amarillea, el abrigo de lana roja,

la hamaca de la abuela.  

No.

Los recuerdos no consuelan.

El recuerdo  viene envuelto en lazos de añoranza y olor

a manzanas en la bodega.

El  recuerdo pone un tul negro a los colores del archivo. 

Los recuerdos son el verano

en el que anidaron las golondrinas en el granero ,  

las  voces que narraron el tiempo del «¡no pasarán!» 

y pasaron.

El miedo a los tricornios, La Pirenaica y su nocturno  sigiloso.

El olor a pan recién horneado. El azote del frío multiplicado por el cierzo…

Los recuerdos son el cuarto oscuro de las ratas,

las preguntas en la punta de lengua, el misterioso crepitar

de la noche,

el fantasma  del río, el canto del gallo madrugador . 

El ritmo del yunque y el martillo, los gatos embrujados,

el olivo del ahorcado.  

Los recuerdos son  el olor a tierra mojada,

el sueño de las mariposas, la oscuridad de la escalera.

La Rayuela, La comba, El escondite inglés, Mambrú se fue a la guerra.  

El aullido gris de enero. La luz de septiembre,

el estallido de la abril, el  destello amarillo  de agosto .

El recuerdo también es el sol recorriendo las calles vacías, la lluvia resonando

en el esqueleto del castillo.  

Pepe gotera, Mortadelo y Filemón.   

Los recuerdos  son las verdades silenciadas. La música del circo ambulante,

los pendientes de cerezas, el sobresalto de

un amor que te disloca,

Las ranas en la charca   

El asombro de las cosas.  

Hay recuerdos que nunca imaginaste que solo serían  

eso: recuerdos.

Mas yo tirito en el recuerdo.