CALCINADO

Fotografía/Azurea20

Gueto calcinado.

El pájaro, entre cuervo y urraca,  mueve sus ojos de lector lento mientras
picotea la hierba febril, terrosa y calva . Desmayada, vencida.   El pájaro tiene el contagio del plomo en las alas, como todos los habitantes del gueto.  Nada significa la señal en su pecho blanco,  girón  de una sábana desgarrada, que bien podría  ser pañuelo inmaculado para llorar o bandera que detiene una guerra.
El gueto se nombra inutil y la mancha blanca tambien. Inútil, porque  Nada será Siempre. Como el amor  de las cigarras. Como el pájaro, como el crugir de la piedra. Como la hierba parda. Mas  el fuego, no dejará de arder hasta donde el sol se esconde.