EL GRITO

Mi vida se debate entre un mar de dudas.  Por señalar alguna diré  que  por un lado me gustaría ser hortera y por otro pija, así que según me da el aire ejerzo de una cosa o de otra. Ser hortera me parece mucho más divertido, y hoy sin ir mas lejos me he tirado a la calle pintada como una puerta ; le ha añadido a mi pelo rubio platino un mechón azul  y cual árbol de Navidad me he colgado todos los abalorios, brillos, brillantes y brillantinas que he encontrado. También me he puesto un vestido verde de hace años tan ajustado que apenas si puedo respirar . Y los zapatos…Imposible olvidar los zapatos, tienen un tacón tan alto que será un milagro si no me rompo la cabeza con ellos. Y aunque mi edad y mi cuerpo no están para esos arrebatos, he salido dispuesta a comerme todo aquello que se deje comer, y a que me miren. Que me miren todos, hasta las farolas me gustaría que me mirasen.

Pues bien, ya en la calle me he pasado por el   “Grito Negro”  yo le llamo “El Grito”; para mí es el mejor momento del día y espanto a todo aquel que se acerca a pegar la hebra o darme la vara: “que si mis hijos, que si mi suegra que si  mi cuñada”. Yo voy al Grito a tomar café y ojear el periódico a ver si me entero un poco de lo que pasa por esos mundos que siento  lejanos. Hace unos días leí , acerca del conflicto de Libia, que los EEUU se ofrecían para acudir en su ayuda. No sé, no sé. A mí me parece que los trapos sucios mejor se lavan en familia, porque cuanto más se chapotea en el fango más barro se arma. Hay quien dice que a río revuelto ganancia de pescadores y que el pueblo, pueblo  siempre sale trasquilado. Yo la verdad es que no entiendo mucho, pero igual ellos solos se apañaban mejor.

Hoy es el cumpleaños de mi suegra y hemos de ir a felicitarla mi marido y yo. Mi marido es alto, guapo, moreno, una bestia parda y frutero. Pienso que no me quiere, creo que me ve, pero estoy completamente segura de que no me mira. Él acostumbra a dormir la siesta y me ha encargado que le despierte a eso de las seis. Sé que cuando le llame he de tomar precauciones, pues más de una vez me ha lanzado un zapato gritando: “Ya está la mujer de la hostia tocando los cojones. Déjame dormir.” Y entonces yo me quedo en la nada, cierro la puerta , y ahí,  como una pava colgada en el vacío me miro la punta de los pies.

*********************************************

*********************************************

No es obligatorio leerse todo. Si no interesa, no se lee.

“El grito” El primer post con el que comienza mi blog “Un puñado de canicas” . La alusiones al conflicto de Libia se debe a que por aquellas fechas el mundo entero estaba pendiente de ese país  en lo  que se llamó la  Revuelta del 17 de Febrero,86​ fue un conflicto bélico internacional en territorio libio que comenzó en febrero de 2011. Enfrentó al gobierno libio de Muamar el Gadafi contra diferentes grupos opositores organizados en el llamado Consejo Nacional de Transición apoyados estos por diferentes países extranjeros, principalmente Francia y los países de la OTAN, y tuvo como contexto histórico la llamada Primavera Árabe

APREMIANTE FIRMEZA https://elpais.com/diario/2011/03/09/opinion/1299625201_850215.html

24 comentarios en “EL GRITO

  1. Es un buen comienzo para empezar los movimientos de canicas. que no necesitan más look que el del interés… Y el estado del mundo, pues en las mismas, con el añadido vírico y los fulleros de siempre haciendo de las suyas.

    Un aperitivo me tomaría ahora mismo en el “Grito Negro”…

    Salud.

    Le gusta a 1 persona

    1. Fue mi primer post en el taller “Letras en la red” de la UPZ. La norma era escribir en primera persona, bien sobre nosotros mismos o sobre un personaje inventado. Yo no sabía ni por dónde empezar. Me imaginé esta mujer algo “desfachatada” como dice TC. (Tercer cajón). En la clase algunos opinaron que era una mujer un poco Almodóvar. Tuvo corto recorrido, pues al final ya no sabía que extravagancia inventarme.
      Salud.

      Le gusta a 2 personas

    1. El estilo del relato es un poco desfachatado porque el personaje también lo es – intuyo lo que quiere decir desfachatado- El párrafo del marido, aunque da la impresión de estar pegado con alfileres, me parece importante para explicar o justificar la personalidad de esa peculiar mujer.
      Un saludo amigo.

      Le gusta a 1 persona

    1. El blog de las Canicas ya no está activo. He colgado este post porque es el primero que escribí en un taller (Letras en la red) que impartió la UPZ. El taller fue de tres meses, aunque yo le cogí el gustillo y seguí escribiendo a mi aire.
      De vez en cuando colgaré alguna entrada de aquella reliquia.
      Un saludo amigo Francisco

      Le gusta a 1 persona

  2. Muy buen relato, se lee fácil y te pilla desde la primera línea. Ser pijo o ser hortera, yo creo que los extremos terminan tocándose. Es verdad que tiene algo de almodovariano. Esperamos más reliquias jajaja. Un abrazo Azurea.

    Me gusta

  3. Por azar llego a leer tu primer entradas de blog, y wow ¡menuda coincidencia! Hace algún tiempo viaje a España y cuando se venía la siesta (para entonces yo estaba en Fregenal de la Sierra) todo quedaba hundido en sombras ¡y para calor que golpeaba el suelo! Cerca de 45°c. Justo entonces yo entraba en un ritual similar (claro, sin el vestido ja ja ja ja). Y me iba al bar del centro donde atendía una bella mujer llamada Pilar, “la Pilarica” la llamaba su esposo…. Siempre lo lleve mal a la hora de siesta.

    Un abrazo.

    Me gusta

  4. Aquí el verano es duro, con 45º.no queda más remedio que recurrir a la siesta. Ahora bien, no acostumbramos a emprenderla a zapatazos si nos despiertan, así que no tengas miedo en volver, mejor en primavera. Un saludo y bienvenido a “La bancarrota…”

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.