VENTANAS

Verónica Fradkin /ilustradora

Como un abrigo de Abril

ligero de fina lana

estabas durmiendo un sueño

enredado de palabras,

mudas, mirándose,

formando una cadena.

Cadena encadenada.

Cadeneta de nieve dulce,

almíbar,

para las noches de luna clara.

¿Y por qué no te miré?

¿Y por qué no te busqué?.

Solo mirando la noche.

La noche toda,

toda enterita colgada,

colgada como un ahorcado

de la ventana iluminada,

iluminada de sombras

de bocas mal alumbradas.

Mas la corriente del río

un día habrá de llegar

y traerá por sorpresa el alba

Nadie duerme.

Nadie sueña tras esas ventanas.

¿Nadie ya espera el alba?