BESOS

A mi madre

Nos falta día para besarnos

para darnos las caricias que nunca nos dimos

para reparar los desgarros con puntadas de seda

Hay besos de buenos días

besos de postre

besos de media tarde

besos de buenas noches

de regalo, de propina, de porque sí

besos.

>>>>>>>>>

Y luego, cuando la luz se pague

 y el agua lo gobierne todo,

a dónde irán los besos.

A dónde irán cuando ya no estemos.

En estos días de limbo, sin tiempo, resolviéndolo todo, dormitando entre mis cosas, he dado con este poema.

He querido actualizar esta entrada, pero la he liado de tal manera que no ha sido posible hacerlo en la fecha en que fue publicada, debió de ser por Abril de este mismo año. Mi intención es aclarar, matizar algunas cosas. Sé la razón por la que la escribí y a quien se la escribí. Mí pudor, a veces, levanta un muro difícil de eludir.