ALEGRÍA (acróstico)

“La alegría es un sentimiento superior

a la felicidad, más atávico, primitivo”

Manuel Vilas

***********************************
***********************************

Así, brillantes, saldremos del escondite

Lúdicos para trenzar un tapiz con la  alegría

Entre la arena yerma y el trigo amarillo

Gritaremos  perfumes de lluvia a las culebras

Rimando   con el agua clara de todos los dioses

Intensa,   solo intensa centelleas  

abre la puerta y déjame entrar con mi pamela gris

LA IMAGEN

 Desaparecida: ¿ En una patera,  camino del exilio, en una guerra, en el mar, huyendo de las bombas…?. Quién lo sabe.  Desorientada una   niña dibuja en el suelo  del campo de refugiados   la silueta de su madre.  Se quita los zapatos, se acurruca en lado izquierdo del pecho y lentamente se  va quedando  dormida.

LA PILI SE HACE SOR

Este post fue publicado en mi antiguo blog “Un puñado de canicas” con el título de “PIMARI SE HACE SOR”

Ya sé que no se lleva, pero si mi amiga  Pimari  así lo quiere, yo la aplaudo.  Aplaudo y  apoyo su decisión   de hacerse sor. En cuántas ocasiones  he pensado yo dar ese paso: Ponerme unos sayos de áspero dril, toca bien encasquetada  hasta las cejas , colgarme un  rosario de madera de boj y a las tantas de la madrugada  entonar salmos  gregorianos  por cualquiera de esos bellísimos  claustros románicos . Miles,  miles de veces lo he  sopesado, sólo que lo he ido dejando, lo he ido dejando y ahí  está, muerto de  risa. En fin, que lo de Pi no puedo negar que me ha dejado noqueada. Para mí que han sido  los petas y las  lecturas  lo que la han llevado camino del convento.  Tanto peta y tanto leer no puede ser bueno para la cabeza. Mucha gente lo dice. Desde luego, cada vez  veo con más claridad que los caminos del Señor son inescrutables e imprevisibles y que  quien menos imaginas te hace un zurcido. A Pi le han recosido  el pensamiento todos esos escritores que lee y relee sin descanso,  que no sé cómo no está más loca de tanto andar revuelta  entre letras.  Últimamente le ha dado por un autor aragonés,  un tal Manuel Vilas.  Tan aturdida ha  quedado  con su novela   “El luminoso regalo”    que creo que ha sido la gota que ha colmado el vaso. Un vaso que  ya rebosaba  tras la lectura de los dos Trópicos  de Henry Miller y las obras completas del gran Bukowski. ¡ Pobre Pi!. A pesar de todo ojalá  encuentre lo que busca y arda en el amor, como la Santa, pues todo no  ha de ser mundano y eso ahora ella lo sabe . Mas como lo cortés no quita que el panizo se haga bien alto, quiero dedicarle este post: Para ti, amiga mía, que pronto dejarás de ser Pimari para convertirte  en Sor Águeda Virtudes del Sagrado Calvario. Me encanta el nombre que has elegido,  aunque un poco pasado de concentrada flagelación. Águeda, corazón, que seas feliz en el monasterio. Deja la cabeza quieta in seacula seaculorum. Tú  canta, reza, contempla las musarañas y no hagas ni caso si el Mundo arde por las cuatro caras.

FELICITANDO A LA PILI

Como ves he corregido el error y anulado para siempre el nombre de Pimari.  Ese Pimari que te hace rechinar los dientes como una poseída. Yo te comprendo, porque cada tribu tiene su pedrada. Vivir  en una urbanización de lujo es lo que tiene, aguantar y aguantar eso de hacerse el refinado hasta el ridículo.

En fin, de sobra sabes que  para mí y para toda la peña   de La Madalena, siempre fuiste y serás La Pili. Este barrio multicultural, multirracial,  y multitodo, que solo a la gente especial como tú seduce y acoge. Tu seducción fue total . Te sedujo desde el primer momento, porque sí y  porque aquí nadie pregunta de dónde vienes ni a dónde vas, porque los chiquillos pueden hacer un arco con una cuerda de esparto y convertirlo en arcoíris, porque las chicas no quieren ser princesas y porque en los muros de sus paredes pueden leerse versos de Rilke sin haber leído a Rilke. Porque es un lugar creativo, alternativo y libre. Hay vida, se vive y tú eres  parte de este lugar. Todavía recuerdo aquella ceremonia de poemas y rasgueo de guitarra en la que  te reconocimos como hija adoptiva del barrio. Había  luna llena en a la plaza. No creo que pueda olvidar aquella noche. Ni aquella luna. 

Pues bien, aparte de corregir el error, aprovecho   la ocasión para  desearte un día hermoso desde el corazón de La Madalena y también para que  reces y pidas por todos nosotros, que no te imaginas cómo se está poniendo la cosa,  tú por ahora quieta en el convento. Insisto,  por favor,  recuérdanos en tus plegarias , ya sabes  que por aquí  las oraciones y jaculatorias ni se nos pasan por la cabeza . Tú pide, que nunca está de más, pues al final uno  acaba por no estar seguro   de nada,  y si algo cae y nos  apaña un poco la vida bienvenido sea.  Que tengas buen día amor y que tu Dios te bendiga.

¡Quién pudiera tener un  Dios!.

El nombre del barrio popularmente es conocido por “La Madalena” y no por La Magdalena que es lo correcto.

DÍAS DE SEPTIEMBRE DIARIO

21 de septiembre

Mi gesto

El gesto que importa y me despierta

El gesto de volver

Escucho mi cuerpo

Mi cuerpo descansa de mí

Descansa de mis pies desconcertados que desconocen el método

Descansa de mis manos que tocan lo que escribo, que rescatan lo que miro.

Que abren y cierran. Que curan.

Mi cuerpo descansa de mí

24 de septiembre

 Llega Carol maquillada y vestida de Marilyn. 

La madera está viva, me dice, y las dos  escuchamos

el murmullo de los árboles  y las nubes

Las nubes  y los árboles hablan de ti. Yo lo sé

Solo quiero ser feliz, confiesa,

como si borrar la oscuridad de un día

el frío del hielo

o la fragilidad de la mariposa  fuera fácil

El sol coquetea, seduce a la nube. 

La nube  llorosa

La peina y la despeina

El sol y la nube no piden nada

son

y con eso basta.

26 de septiembre

Huelo a miedo enfundado, a miradas cómplices

Un lenguaje dolorido camina por la ciudad

a veces se hace tenue, casi silencio

Entonces,

en ese instante  

es silencio dolorido.

Cogidos de  la mano  paseamos por las calles:

el dolor, el  silencio y yo.

28 de septiembre

Me aventuro por el siete de corazones,

transporto el nido enredado

de una cigüeña

que crece y crece ,

como las noches en invierno

Aquel otoño en Casablanca

aún sigue ahí

¿Por qué no te has ido?.