SÍSIFO Y LA MUERTE

“Una de las muchas fechorías de Sísifo fue encadenar a la Muerte cuando está vino a buscarla. Durante días la tuvo presa. Nadie podía morir. El inframundo se quedaba vacío y la Tierra se asfixiaba bajo el peso de los vivos”.

Así comienza el artículo “Sísifo y la muerte” que Chantall Maillard publicó el 27 de junio pasado en El País. Dejo el enlace. Tal vez a alguien le apetezca leerlo, aunque para esta plataforma es un poco largo, de todas formas ahí queda. Me parece un artículo   lúcido y brillante reflexionado sobre la vida y la muerte.  Lo guardo más que nada para mí pues, conociéndome, sé que con el tiempo acabará en la basura o revuelto entre papeles, desaparecido para siempre.  Mejor aquí.

https://elpais.com/opinion/2020-06-26/sisifo-y-la-muerte.html

PARA LA NADA

He aprendido a leer el lenguaje rizado de

los silencios

lo que callo se extiende por las venas

como un soplido que aviva el incendio

Escribo para la nada,

escribo palabras con cicatrices

de agua, mientras el eco va extendiendo ojos

de niebla por los caminos

Oigo como el crujir del tiempo

sumó primaveras, otoños y un desierto de hielos

en tierra baldía

El tiempo ciego, el tiempo sutil

ensimismado siempre

El tiempo que no se agota, que solo en mí se expresa.

En mí escribe el tiempo.

Y cada noche me levanto,

en una cascada de pensamientos muertos,

para mirar la belleza del abismo

Recojo con mis manos lo callado, las caricias imposibles,

peino cavilaciones, purifico heridas

y

pido al alba que me regale alas ligeras

para volar.

AUTOESTIMA

Yo en el balcón negociando con mi autoestima

Ayer me subí la autoestima. Digo “me subí” porque  tuve que arrastrarla desde Montecanal. Allí estaba, la pobre,  medio dormida a la sombra de un sauce. Al parecer nadie le hizo ni puto caso. No me extraña . No me extraña que en Montecanal no se fijen en una birria de autoestima. Nada, remoloneando  y haciéndole ofertas que no sé si voy a poder cumplir, llegamos a casa como pudimos. Me la puse de diadema y tan ricamente. En este barrio todos tenemos la autoestima algo averiada. Pero eso sí. Cada día encontramos unos segundos para ser felices.

Montecanal es un barrio de alto standing o alta gama o como se diga.

JUDÍAS

Soy  una judía.

Vulgar como una judía

paso la vida a la intemperie

En la noches de insomnio

busco la estrella polar, escucho el relato del río

y aplaudo el canto de las cigarras

Para nacer y crecer preciso del sol

de la tierra y del agua

Puedo ser blanca,  verde, coloreada

y de formas distintas:

plana, rugosa, redondita…

A  veces soy colgante

y me envuelve un caprichoso caparazón

Reunida con otras pongo una luz de fiesta

en la mesa de los vulgares como yo.